consejos para conducir bajo la lluvia

Consejos para conducir bajo la lluvia

Publicada en Publicada en Uncategorized

Pero, ¿si no llueve nunca? dirás.

Por esta misma razón, cada vez que llueve, aunque sean “cuatro gotas” se convierte en un verdadero desafío para muchos conductores ya que no estamos acostumbrados. De hecho, ocurren más accidentes debidos a la lluvia que a la nieve (de manera proporcional) ¿por qué? Porque  con nieve extremamos las precauciones, ponemos todos nuestros sentidos en la conducción y en las medidas de seguridad del vehículo y cuando llueve normalmente nos pilla de improvisto.

¿Estamos realmente preparados para conducir bajo la lluvia?

Por lo tanto, debemos prepararnos también para la lluvia, sobre todo si vamos a viajar.

Conducir siempre con las dos manos al volante, en cualquier situación.

La primera norma, tanto en mojado como en seco, es conducir con las dos manos al volante y con el cinturón de seguridad correctamente atado. Esto parece una obviedad, pero todavía hay conductores que no respetan esta norma básica de seguridad.

Reducir la velocidad en 15 o 20 km por hora por debajo de lo indicado en las señales de tráfico.

Aumentar bajo la lluvia las distancias de seguridad con el vehículo que tenemos delante.

Mantener en caso de lluvia, una distancia de 3 metros por cada 20 km/hora de velocidad. Es decir, si vas a 80km/hora el espacio entre un vehículo y otro debería ser de 12 metros como mínimo.

Frenado suave, de manera gradual. Mantener siempre la vista al frente pero controlando la distancia con el vehículo que tenemos detrás. Si este se acerca demasiado, poner las luces de emergencia unos segundos para advertirle de que no debe acercarse tanto.

Si vas a salir de viaje…

Revisar el estado general del vehículo si vamos a viajar en condiciones climatológicas adversas.

Mirar si durante el trayecto que vamos a realizar va haber precipitaciones. Revisar el estado general del vehículo, con especial atención a los frenos, presión de neumáticos y profundidad de las bandas de rodaje. Mejor pedir cita en el taller y que te lo haga un mecánico.

Reemplazar las escobillas del limpiaparabrisas si observamos que están defectuosas

Especialmente, hay que revisar los limpiaparabrisas ya que estos se resecan con el tiempo, especialmente en zonas que no suele llover, de modo que cuando queremos utilizarlos se convierten en nuestro primer enemigo ante la lluvia, especialmente si es de noche. Por lo tanto, debemos reemplazar cualquier escobilla que esté defectuosa.

Reducir la velocidad ante un charco por peligro de sufrir un deslizamiento o aquaplaning

Si pasamos por un charco a cierta velocidad y este es más profundo que las bandas de rodaje de nuestros neumáticos corremos el riesgo de sufrir un deslizamiento o aquaplaning con lo que momentáneamente perderemos el control de nuestro vehículo.

Ante esta situación, mantenemos la calma y nos centramos en coger firmemente el volante, quitando progresivamente el pie del acelerador y por supuesto que no tocamos el freno ya que esto aceleraría todavía más el efecto del aquaplaning, ni intentamos girar el volante de manera repentina. Es decir, ante esta situación debemos mantener la calma y esperar a que el vehículo pierda velocidad.

Ya sabes, tener en perfectas condiciones tu vehículo te dará la seguridad que necesitas para conducir en cualquier situación imprevista durante tus trayectos.

Comparte este post en tus redes favoritas, para que otros conocidos tengan en cuenta estas recomendaciones para conducir con más seguridad bajo la lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *